Stories from the Street - CPLC Blog

Dec 26
2017

Más fuerte, más amable, más sabio

Add a Comment  comment-icon.png

Dónde empezar…

Durante el año pasado aprendí mucho, mi forma de pensar y mi comportamiento han cambiado completamente.  Iba a escribir sobre los detalles de las clases, pero si solo hiciera eso, no estaría expresando lo que realmente representó y significó para mí este programa: el comienzo de una nueva vida.
 
Cuando me inscribí en el Proyecto Gabriel, me sentía angustiada, severamente deprimida, sola, con miedo, y mi vida era un caos.  Me mudé a Estados Unidos en busca de un refugio seguro contra las amenazas políticas en Zimbabue, también escapando de una horrible relación abusiva. Vine pensando que acá encontraría una seguridad con mi familia, pero lo peor aún no se había revelado, ¡estaba embarazada!
 
Así que fui a Birth Choice (un centro de atención del embarazo) y estaba considerando seriamente el aborto, este sería mi tercer hijo a los 29 años de edad, y yo no estaba preparada para eso. Necesitaba conseguir un trabajo y estaba viviendo con mi familia. Ya habían expresado una gran desilusión en mí.  Pasé de ser la prima increíble la cual había logrado grandes cosas y que era la consentida por sus excelentes logros en su carrera anterior, a ser una gran decepción.  Me sentía como un miembro de nivel inferior de la familia y me encontraba en ese momento pasando por un tiempo sumamente difícil.  Fue entonces cuando me invitaron a participar en el programa Proyecto Gabriel y que tuve la esperanza de que no tendría que enfrentar sola todo por mi cuenta.
 
Con los meses aprendí muchas cosas; de cómo tratarse a sí mismo a cuál es la mejor manera de cuidar a mis hijos (tengo tres). Siendo nueva en este país, pude aprovechar las clases sobre cómo funcionan las finanzas, como cuidarme y logré tener una idea de la cultura y la gente de este país.  Mi mente finalmente pudo estar en paz. Las clases se convirtieron en mi lugar seguro, y aunque rara vez hablaba con alguien o sonreía, ya en el fondo estaba creando relaciones y vínculos con todos.
 
A medida que pasaba el tiempo, me asignaron a mi Ángel ... esa hermosa alma que es la Sra. María. No hay palabras para describir a esta señora. Ella me acogió, me guió, me apoyó en mis necesidades e hizo todo lo que pudo para ayudarme: las visitas a los médicos, viajes a Walmart... lo que fuera. ¡Mi familia incluso la apodó mi Madrina!
 
La experiencia con Proyecto Gabriel y GEMS finalmente me enseñó cosas que yo anhelaba aprender desde que era adolescente. Fue como si alguien me hubiera abierto los ojos y me hubiera ayudado a ver la vida desde una perspectiva completamente nueva. Crecí, aprendí, descubrí ... Confronté mis temores; si mi vida hubiese sido una habitación, diría que GEMS había hecho una limpieza profunda. Siempre hay lugar para mayor conocimiento, como dicen en mi país "Se convierte en tuyo lo que alguien te aconseja".
 
Al acercarme al final de otro año, me encuentro más fuerte, más sabia y más bondadosa. Me encuentro mejor preparada para enfrentar los desafíos que la vida me dará, pero esta vez lo hago con dignidad y con sabiduría. GEMS me ha enseñado como vivir la vida de una forma cristiana y enfocada en los demás; y la entrega de uno mismo al ministerio. Espero seguir caminando al lado de mis hermanas, a mis compañeras GEMS, a las que he llegado a conocer y amar, y espero algún día convertirme yo también en un Ángel Gabriel y así servir a Dios y los demás.


Por: Gabriel mamá y el candidato sobresaliente de GEMS Sibo Rumumba

Tags: GEMS

Back   
 
We're sorry. New comments are no longer being accepted.
1 person will be notified when a comment is added.
Would you like to be notified when a comment is added?
Please login or register first.