13-logo-desktop.png

Comité Católico Pro-Vida

MINISTERIO DE RESPETO A LA VIDA DE LA DIÓCESIS DE DALLAS

Salvando Vidas, Sanando Corazones y Edificando Familias

Done Ahora y salve vidas
Regístrese para recibir Alertas-E

Asistencia Confidencial

¿Está sufriendo debido a un aborto? Podemos ayudar. 


Si está listo para tomar el primer paso hacia la recuperación, reconciliación, y sanación, contactar a: 
 
 

Proyecto Raquel (para mujeres y hombres)

972-679-4760 •  (español)
214-544-CARE (2273) • healing@racheldallas.org (inglés)

Proyecto José (para hombres)

469-416-2101 (bilingüe) 
 /

Todas las consultas son estrictamente confidenciales.

 

Sobre el Ministerio

Sanación Después del Aborto son ministerio para mujeres y hombres que sufren del trauma después del aborto.  Como servicio del  Proyecto Raquel™, ofrecemos acceso a lo siguiente en su camino hacia la sanación: 

  • Orientación y reconciliación
  • Retiros del Viñedo de Raquel y Proyecto José
  • Lista de recursos con médicos y profesionales de salud mental
  • Apoyo moral y emocional 

Sobre los Retiros

Asistiendo a un Retiro del Viñedo de Raquel™ o Proyecto José, usted podrá encontrar lo siguiente:

  • un lugar en donde le permiten sentir y vivir finalmente el perdón, la  misericordia y la compasión
  • el vivir la posibilidad de enfrentarse al agobio reprimido, enojo y a la culpa que por lo general se asocia con la pérdida de un hijo
  • el poder tomar pasos hacia la  verdadera sanación psicológica y  espiritual
  • el poder caminar en esta jornada de la sanación con otras mujeres y otros hombres quienes también han pasado por el aborto. 

El retiro se lleva acabo en un lugar confidencial. El equipo del retiro consta de un consejero personal, de voluntarios que no juzgan, quienes la mayoría son graduados de retiro, y de sacerdotes  dedicados a la sanación pos-aborto.  

Testimonios

“Yo he ido a muchos retiros, pero en el Viñedo recobramos nuestra dignidad de persona y aprendemos que el amor de Dios es tan inmenso que Él puede perdonar algo tan horrible como lo que nosotros hemos hecho. Le doy gracias a Dios que me llamó al Viñedo.” 

“Ahora recuerdo a mis hijos y ya no lloro como antes lo hacia. Ahora sé que están en un lugar mejor y que son amados. Ya no tengo que llorar. Ahora puedo sanar. Puedo avanzar y saber que está bien hacerlo.” 

“Mis heridas están sanando poco a poco y ahora sé que dentro de poco lo único que quedará es la cicatriz en donde estuvieron. Todavía tengo la memoria de lo que hice, pero ya no duele igual. El dolor se ha ido. Mi Dios ha tomado el dolor y ya no quiere que yo cargue con eso.”

“Esta última semana, no pensé que podría llegar a retiro. Estaba tan llena de miedo. Fueron las llamadas por teléfono que me insistieron que me agarrara de Dios y de Su promesa de vida, que me sostuvieron. Y después el saber que había gente rezando por mi … ¡tenia que venir! Ellos estaban rezando y haciendo su parte. Era hora de que yo hiciera la mía.”


Mensaje del Santo Juan Pablo II

"Una reflexión especial quisiera tener para vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto. La Iglesia sabe cuántos  condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. 

"Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al  arrepentimiento: el Padre de toda  misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación. Podéis confiar con esperanza a vuestro hijo a este mismo Padre y a su misericordia.

"Ayudadas por el consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado  eventualmente con el nacimiento de  nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre."

Evangelium Vitae (99)