Site • Sanación • Hombres

Hombres y Aborto

184_dietoself.pngProyecto José es un alcance nuevo de Sanación Después del Aborto específicamente para hombres que sufren debido al aborto..

Para más información o para registrarse para el retiro,
favor de contactarme al 469-605-7262 (SANA) o a  
o visite projectjosephdallas.org

Haga clic aquí (seleccione Hombres en Vivo, Sanando los errores de la paternidad 1/31/2019) para escuchar a uno de nuestros facilitadores hablar sobre la jornada de sanación al pasar por Proyecto José©.   

El padre prospectivo es probable que juegue una parte importante en la decisión de nacimiento o aborto. Está bien reconocido que la actitud del esposo o la pareja masculina hacia un embarazo puede influenciar fuertemente la decisión del aborto de la mujer. Si hay suficiente apoyo práctico-emocional, los estudios muestran que más del 80% de mujeres escogen no abortar. Cuando una mujer se embaraza sin casarse y no recibe ayuda del padre del bebé, o si el esposo o pareja no quiere el bebé que está cargando, ella se sentiría  calladamente o abiertamente coaccionada o presionada a considerar un aborto como la mejor opción.

Estos escenarios para hombres son muchos y variados y cada uno carga con el un legado potencial de daño y dolor. Los padres se involucran en un aborto una de las siguientes 5 maneras:

  • Alientan o apoyan a la mujer que tenga un aborto – Sabía que estaba embarazada y apoye su decisión completamente.   
  • La presionan a abortar – Sabía que estaba embarazada y la animé a que tuviera un aborto. Ella quiso tener su bebé.
  • La abandonan a que haga la decisión sola – Sabía que estaba embarazada pero la abandoné. Era su responsabilidad, no la mía.  
  • Se oponen a la decisión sin éxito – Sabía que estaba embarazada. No estuve de acuerdo con la decisión de abortar pero seguí la corriente porqué era su cuerpo y parecía que eso quería. Sabía que estaba embarazada e intente detenerla pero no pude.  
  • Saben del aborto después que haya sucedido – No me enteré del embarazo y aborto hasta que se terminó. No tuve ninguna palabra al respeto.(4)

Algunos hombres son pasivos y no dicen nada ni revelan lo que ellos de verdad piensan o sienten. Esto puede ser dado a la creencia que la decisión de tener un hijo o aborto se queda con la mujer o consideran que su estatus legal (o la falta de) dicta el contexto de la manera de abordar. Entonces ellos, a veces sin querer, dan una actitud de indiferencia o abandono de su pareja embarazada.

El pensamiento de tener un bebé puede ser percibido como una amenaza y puede sentirse más fácil tener un aborto que un hijo. Algunos hombres luchan y quizá no pueden aceptar el embarazo. Si un hombre está psicológicamente abrumado por el embarazo de su pareja, él podría intentar escaparse de la angustia que la situación genera y evitar o zafarse del proceso de hacer decisiones.

Hombres tienen sus necesidades descuidadas durante las primeras etapas del embarazo, mientras la mujer puede convertirse más autárquica, no tan atenta o responsiva. Algunos hombres sienten resentimiento y ira que puede ser expresado por la retención de interés y afecto o jugar con sus lados débiles (e.j. preocupación por la forma del cuerpo y la necesidad de asegurarse que es amada).(5)

Experiencias históricas de un hombre pueden impactar su actitud a relaciones sexuales y su disposición a la responsabilidad por vida de la paternidad o para las relaciones de largo plazo. Más esposos de abortos que esposos de parto reportan tener relaciones pobres con uno o los dos padres, una niñez infeliz, más enfermedades psiquiátricas en su familia, una incidencia mayor  de alcoholismo, dependencia de drogas, neurosis y apostar compulsivamente. (7)

Algunos hombres tienen dificultad de verse como padres. Otros factores como carreras, metas de vida, situación financiera, sintiéndose muy joven, su temor al compromiso…pueden caracterizar su rechazo de la co-responsabilidad de la paternidad. Su relación con su pareja sexual puede que no sea segura, seria o de largo plazo al tiempo. En otras situaciones puede haber un conflicto en la relación que puede involucrar un tercer partido, por ejemplo cuando un hombre no está seguro si es el padre del niño, o hay asuntos pendientes con una pareja previa o relación del hombre o mujer, o un amorío fuera del matrimonio que es responsable del embarazo. Esto puede producir dilemas grandes para un hombre.

Hay una idea equivocada en general en lo que se refiere al aborto que a los hombres no les importa. En realidad algunos hombres les importa mucho y el aborto causa más tensión para hombres que lo es admitido públicamente.   

Investigaciones muestran que la mayoría de hombres en salones de espera de las clínicas se sienten aislados, enojados con su pareja y consigo mismos y/o preocupados del daño físico y emocional que el aborto puede causar a su pareja.

De acuerdo a la ley, hombres tienen pocos derechos para proteger a sus hijos y esto para algunos es causa de enojo. Propaganda que habla del aborto de ser “una opción de la mujer” excluye efectivamente a los hombres de hacer decisiones y muchos hombres se sienten aislados de la decisión especialmente si están opuestos al aborto, se sienten emasculados e impotentes.(8)  

Algunos hombres ofrecen y tratan de proporcionar apoyo financiero y emocional para su pareja/esposa e hijo pero puede ser que ella tenga una apegamiento bajo al bebé no nacido y posiblemente ha puesto otras consideraciones antes de tener una familia u otro hijo en este momento. Esto puede ser doloroso para un hombre y muy difícil de afrentar.  

Muchos factores influyen como un hombre va a responder al aborto, ej. su historial, valores y creencias, su parte en el proceso actual de la decisión, situación actual y ambiciones…Pensamientos y sentimientos antes o después de un aborto dependen si él se permite poner en contacto con sus sentimientos del embarazo y el aborto y se da cuenta de que significa el aborto en términos reales. Esta realización puede que no suceda hasta más después en la vida, cuando su situación y circunstancias cambien por ejemplo, a incluir una familia.       

Hombres pueden ser afectados por el aborto en maneras similares a las mujeres y muchos han reportado problemas pos-abortivos como:

•    sentimientos de tristeza y desamparo,
•    sentimientos de culpa y vergüenza,
•    depresión
•    disfunción sexual
•    abuso de sustancias
•    auto-odio
•    problemas de auto-estima y confianza  
•    miedo de las relaciones
•    aumento en arriesgarse y conducta suicida   
•    una tendencia mayor a enojarse y ser violentos  
•    un sentido de pérdida de la virilidad (9)

Haga clic aquí para síntomas adicional que pueden presentarse en la vida de un hombre después de que haya vivido la experiencia del aborto.

Necesita ser entendido que hablando del aborto es un tabú más grande para los hombres que las mujeres. Si un hombre quiere derramar una lágrima él debería hacerlo en privado. Si él siente que el aborto le ha negado su hijo, él debería de resolverlo solo. (10)  La tristeza típica de un hombre incluye permanecer en silencio y estar triste solo. En el silencio un hombre puede tener culpa y dudas de su habilidad a protegerse a si mismo y a quienes ama. Algunos se convierten deprimidos, ansiosos, otros controlantes, exigentes y rígidos. Hay otros que se enojan y fallar en una relación puede desencadenar la hostilidad de su dolor que se le privó. Un hombre lleno de culpa no acepta el amor ni es fácilmente amado.  (11)

Si está sufriendo a causa de un aborto, podemos ayudar. Llame 469-605-7262 (SANA) o puede mandar un correo electrónico a o visite www.projectjosphedallas.org.

Tomado de www.postabortionpaths.org.nz.

REFERENCIAS:

1. Aborted Women: Silent No More, David Reardon, Loyola University Press, Chicago, 1987
2. A Study of Abortion in Primitive Societies, George Devereux, The Julian Press, New York, 1955,
3. The Effects of Abortion on Marriage and Other Committed Relationships, Teri Reisser, Association for Interdisciplinary Research in Values and Social Change, 6(4):1-8, 1994
4. Restoring Fatherhood Lost, Warren Williams, Post Abortion Review, Vol 4, No.4, Fall 1996
5. Expectant Fathers, Sam Bittman & Sue Rosenberg Zalk, New York:Ballantine Books, 1978, 1980
6. Sixty Battered Women, Elaine Hilberman, Victimology 2:460, 1977-78
7. Husbands of Abortions Applicants: A Comparison With Husbands of Women Who Complete Their Pregnancies, F Lieh-Mak, Social Psychiatry, 14:59, 1979
8. Men and Abortion, Losses and Love, Shostak, Arthur, Praeger 1984
9. Men and Abortion - A Path to Healing by C.T. Coyle, Ph.D. Life Cycle Books, Canada 1999
10. Portraits of Post-Abortive Fathers, Devastated by the Abortion Experience, Strahan, Thomas, Assoc. for Interdisciplinary Research in Values and Social Change, 7(3), Nov/Dec 1994 
11. The Effects of Abortion on Men, Rue, Vincent, Ethics and Medics 21(4):3-4, 1996
12. Psychosocial and Emotional Consequences of Elective Abortion: A Literature Review, in Paul Sachdev, ed., Abortion: Readings and Research, Toronto: Butterworth, 1981, p65-75
13. The Abortion Choice: Psychological Determinants and Consequences, God, et al., 1984,
14. Identifying High Risk Abortion Patients, Post Abortion Review Vol 1, No 3, 1993

“Reprime tu llanto, las lágrimas de tus ojos, pues tus obras tendrán su recompensa...Se vislumbra esperanza en tu futuro" --Jeremías 31:16-17